Pudin “olvidado” de Nigella Lawson

Este es, sin duda, el postre perfecto para el día de la Madre: delicado, suave, afrutado, con varias texturas, sencillo pero lleno de personalidad, …, lástima que much@s de nosotro@s no podamos estar ese día de este año con nuestras madres, pero podemos sorprenderlas el primer día que las veamos, que confiemos sea pronto.

Se trata de una antigua receta popular recuperada por Richard Sax y según Nigella, esta especie de pavlova de malvalisco, es un pudin “olvidado” porque el merengue se deja “olvidado” en el horno apagado toda la noche; pero a la vez debes saber que una vez comido nunca podrá olvidarse (coincido con ella 😉 )

Ingredientes:

  • 6 claras de huevo grandes
  • 1/2 cta. de sal
  • 250 gr. de azúcar glas (para el merengue)
  • 2 ctas. de azúcar glass (para la cobertura)
  • 1/2 cta. de cremor tártaro (si no tienes, vale el sobre de acidulante -blanco- de los papeles de gaseosa; también podrías omitirlo)
  • 1 cta. extracto vainilla
  • Mantequilla para engrasar ( o papel de horno)
  • 250 ml. de nata para montar
  • 4 maracuyá
  • 175 gr. de moras
  • 175. gr. de fresas en cuartos

Preparación (hay que empezar de víspera):

  • Batir las claras con sal hasta que comiencen a formarse picos, agregar gradualmente el azúcar glas, el cremor tártaro y la vainilla, sin dejar de batir, hasta que estén rígidas y brillantes.
  • Untar lata horno con mantequilla (o poner papel de hornear) y distribuir las claras como si de una plancha de bizcocho se tratase.
  • Poner merengue en horno pre-calentado a 220º, cerrando la puerta y apagando inmediatamente. Dejar toda la noche sin abrir la puerta para nada.
  • Montar la nata (Nigella dice hasta que espesa pero suave).
  • Montaje: poner la base de merengue en una fuente adecuada, disponer la nata encima. Distribuir la pulpa de maracuyá, las moras y los cuartos de fresa previamente espolvoreados con las dos cucharaditas de glas.
  • Cortar en 12 porciones.

“Banana bread” de Nigella Lawson

Nigella Lawson nos cuenta que se propuso preparar un pan de plátano bueno para todos, no sólo para los “sin gluten” y ciertamente lo consiguió: una miga tierna y ligera gracias, en parte, al yogur griego, que además contrarresta el dulzor del plátano; por otro lado, nueces y chocolate fundido colaboran, sin duda, para que no puedas dejar de comerlo.

Ingredientes (para un molde de 1500 gr., unas 10-12 rebanadas):

  • 175 gr. de harina de arroz (a la venta en cualquier supermercado)
  • 100 gr. de almendras molidas
  • 2 ctas. de polvo de hornear (sin gluten)
  • 1/2 cta. de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cta. de sal
  • 500 gr. de plátanos (peso con piel) bastante maduros
  • 2 ctas. extracto de vainilla
  • 100 gr. de yogur griego a temperatura ambiente
  • 2 huevos L a temperatura ambiente
  • 125 ml. de aceite vegetal
  • 125 gr. de azúcar moreno claro
  • 100 gr. de nueces groseramente picadas (que se encuentren en el bocado)
  • 150 gr. de chocolate groseramente picado (por la misma razón de antes)

Preparación:

  • Poner en un un tazón los ingredientes secos: harina arroz, almendra molida, polvos hornear, bicarbonato y sal.
  • En un bol grande triturar los plátanos primero y luego añadir la vainilla, el yogur griego, los huevos uno a uno, el aceite y el azúcar hasta que todo esté bien combinado.
  • Agregar poco a poco los ingredientes secos a la mezcla anterior.
  • Finalmente, con todo bien integrado, añadir las nueces y el chocolate.
  • Verter la mezcla en un molde de plum-cake encamisado con mantequilla y con una tira de papel de hornear en sentido longitudinal.
  • Horno pre-calentado a 175º por 45-55-minutos o hasta que palillo salga limpio (siempre y cuando no tropiece con el chocolate)
  • Poner molde en rejilla y dejar templar antes de retirar el pan de plátano.

Comentarios sabrosos:

  • Puedes hacer la mitad de cantidades en un molde de 750 gr.

Nutella cake de Nigella Lawson

Este pastel de Nigella Lawson no sólo es fácil de hacer sino que resulta delicioso y terriblemente adictivo. Diría que está a medio camino entre un bizcocho y un fondant. La avellana molida es un plus: aporta humedad y sabor. Me parece perfecto para acompañar al café o como tarta de celebración, porque en su simpleza resulta precioso a la vista.

Ingredientes pastel:

  • 6 huevos, separadas las yemas de las claras
  • Pizca de sal
  • 400 gr. de Nutella
  • 125 gr. de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de Frangelico (o ron o agua)
  • 100 gr. de avellanas molidas
  • 100 gr. de chocolate negro fundido

Ingredientes cobertura:

  • 125 gr. de crema doble o nata de montar
  • 125 gr. de chocolate negro
  • 1 cucharada de Frangelico (o ron o agua)
  • 100 gr. de avellanas enteras tostadas y peladas

Preparación:

  • Batir claras a punto de nieve con pizca de sal hasta que estén firmes, no más (que al dar la vuelta al bol no se caigan). Reservar.
  • Batir la mantequilla punto pomada y la Nutella juntas.
  • Agregar Frangelico, yemas de huevo y avellanas molidas.
  • Añadir chocolate derretido y 1 cucharada de claras montadas para aligerar la mezcla.
  • Incorporar suavemente las claras en 3 veces, con una espátula y movimientos envolventes.
  • Verter en molde redondo de 22 cm. (para la mitad de cantidades, 16 cm.), encamisado con mantequilla y un disco de papel de hornear en el fondo.
  • Hornear en horno precalentado a 180º por unos 40 mn. aproximadamente (según hornos), o hasta que el palillo salga limpio.
  • Retirar del horno y dejar enfriar en rejilla.
  • Mientras tanto, preparar la cobertura: tostar avellanas, retirar piel frotando con un paño y dejar enfriar.
  • En un cazo, poner la nata, el chocolate picado y el licor. Fundir suavemente. Retirar del fuego y dejar espesar antes de volcar en el pastel.
  • Desmoldar el pastel y verter cobertura espesa sobre el mismo. Adornar con avellanas tostadas.
  • Acompañar de copitas de Frangelico 😉