Tiramisú de lemon curd

Debo confesar que me he obsesionado con el lemon curd. Termino una remesa y hago otra. Me encanta ese colorcito amarillo de los botes. Busco recetas sin parar que contengan lemon curd. Me encanta a cucharadas y encima de una galleta… y lo más curioso de esto es que en mi otra vida (“Las libretas de Calohe”) lo probé y sí pero no, ni frío ni calor…, pero de repente adoro el lemon curd. Tal vez sea yo que he cambiado o tal vez sea el confinamiento, o tal vez sea que he hecho una receta distinta, vete tú a saber!

Dicho esto, hoy traigo un 2 por 1. Por un lado el tiramisú, sí, pero por otro las soletillas sin gluten hechas en casa. Este tiramisú me tiene abducida -casi tanto como el lemon curd- y es que me parece un final divino para cualquier cenita de verano con amigos, con ese puntito ácido que parece que se te acomodan todos los excesos comidos previamente 😉 Puedes hacer la versión en copas individuales y suprimir la gelatina; también puedes suprimir la gelatina si lo presentas en una fuente y sirves porciones con una cuchara…

Ingredientes soletillas:

  • 3 huevos L separadas las claras de las yemas
  • 65 gr. de azúcar blanquilla
  • 75 gr. de harina (en nuestro caso, sin gluten: el mix que prefieras; yo las hice con 50 gr. de harina de arroz blanco y 25 gr. de maizena)
  • Pizca de sal

Preparación soletillas:

  • Montar las claras con pizca de sal y cuando empiecen a hacer picos, ir añadiendo a pocos el azúcar sin dejar de batir. Que podamos dar la vuelta al bol y no se caigan.
  • Añadir a la mezcla las 3 yemas batidas ligeramente, incorporando con una lengua y movimientos suaves y envolventes.
  • Por último unir la harina tamizada, delicadamente, hasta que la mezcla sea uniforme.

Ingredientes tiramisú lemon curd (para un molde desmontable de 23 cm., si tienes uno de 18 cm. haz la mitad):

  • 500 gr. de queso mascarpone
  • 4 yemas
  • 2 claras
  • 90 gr. azúcar blanquilla
  • 6 gr. de gelatina en hojas
  • 2 cucharadas colmadas lemon curd + 2 cucharadas colmadas lemon curd (para poner encima)

Preparación tiramisú:

  • Poner las hojas de gelatina en agua fría para que ablanden.
  • Montar las yemas con el azúcar al baño maría hasta que blanqueen.
  • Una vez montadas las yemas, disolver, removiendo bien, las hojas de gelatina.
  • Montar las claras a punto de nieve fuerte (si damos la vuelta al bol, no se caen)
  • Batir el queso e incorporar primero 2 cucharadas colmadas de lemon curd, luego las yemas y finalmente, con lengua y movimientos envolventes, las claras montadas a punto de nieve.

Montaje tiramisú:

  • Preparamos un almíbar mezclando simplemente 120 ml. de limón (2 limones), 1 cda. colmada de azúcar glass y 100 gr. de limoncello. remover bien para integrar.
  • Vamos mojando las soletillas en el almíbar lo suficiente para que empapen pero no se rompan y las vamos colocando en la base del molde (mejor un círculo de papel de hornear en la base, para luego desmoldar mejor).
  • Colocamos aproximadamente la mitad de la crema de tiramisú (un poco menos si quieres dejar un poco de crema para decorar)
  • Nuevamente una capa de soletillas mojadas en almíbar.
  • Cubrir con la otra mitad de la crema (algo menos si queremos hacer un decorado final).
  • De forma prolija poner por encima 2 cucharadas de lemon curd.
  • Con la crema de tiramisú reservada, si lo deseamos, hacemos unos adornos.
  • Reposar en nevera mínimo 4 horas o mejor toda la noche.

Pudin “olvidado” de Nigella Lawson

Este es, sin duda, el postre perfecto para el día de la Madre: delicado, suave, afrutado, con varias texturas, sencillo pero lleno de personalidad, …, lástima que much@s de nosotro@s no podamos estar ese día de este año con nuestras madres, pero podemos sorprenderlas el primer día que las veamos, que confiemos sea pronto.

Se trata de una antigua receta popular recuperada por Richard Sax y según Nigella, esta especie de pavlova de malvalisco, es un pudin “olvidado” porque el merengue se deja “olvidado” en el horno apagado toda la noche; pero a la vez debes saber que una vez comido nunca podrá olvidarse (coincido con ella 😉 )

Ingredientes:

  • 6 claras de huevo grandes
  • 1/2 cta. de sal
  • 250 gr. de azúcar glas (para el merengue)
  • 2 ctas. de azúcar glass (para la cobertura)
  • 1/2 cta. de cremor tártaro (si no tienes, vale el sobre de acidulante -blanco- de los papeles de gaseosa; también podrías omitirlo)
  • 1 cta. extracto vainilla
  • Mantequilla para engrasar ( o papel de horno)
  • 250 ml. de nata para montar
  • 4 maracuyá
  • 175 gr. de moras
  • 175. gr. de fresas en cuartos

Preparación (hay que empezar de víspera):

  • Batir las claras con sal hasta que comiencen a formarse picos, agregar gradualmente el azúcar glas, el cremor tártaro y la vainilla, sin dejar de batir, hasta que estén rígidas y brillantes.
  • Untar lata horno con mantequilla (o poner papel de hornear) y distribuir las claras como si de una plancha de bizcocho se tratase.
  • Poner merengue en horno pre-calentado a 220º, cerrando la puerta y apagando inmediatamente. Dejar toda la noche sin abrir la puerta para nada.
  • Montar la nata (Nigella dice hasta que espesa pero suave).
  • Montaje: poner la base de merengue en una fuente adecuada, disponer la nata encima. Distribuir la pulpa de maracuyá, las moras y los cuartos de fresa previamente espolvoreados con las dos cucharaditas de glas.
  • Cortar en 12 porciones.

Pie imposible de limón y coco de Donna Hay

Qué no cunda el pánico! La imposibilidad del pie no es por la dificultad de su elaboración (al contrario, no puede ser más sencillo de elaborar), sino por el hecho -a decir de la autora- de que es imposible que el pastel no tenga éxito y no caer absolutamente rendidos ante él.

Te diré que tiene una consistencia que permite rebanarlo y también comerlo a cucharadas. Que está a medio camino entre un bizcocho y una crema horneada, pero no es ni una cosa ni otra. Que es cremoso y con sabor cítrico a coco. Que está delicioso tanto templado como frío de la nevera. Que admitiría sin problema algún arándano por el medio. Qué la mejor presentación es en un molde porcelánico de ondas (de los bonitos, no como el mío) y servirlo a cucharadas, aunque podrías desmoldarlo y presentarlo en porciones. Y que su preparación es bien simple.

Ingredientes (8 raciones “comedidas”):

  • 375 ml. de leche
  • 60 gr. de coco deshidratado
  • 50 gr. de mantequilla sin sal fundida
  • 1 cda. (15 ml.) extracto vainilla
  • 1 huevo
  • 50 gr. harina (en nuestro caso sin gluten; usa la pre-mezcla que desees o simplemente harina de arroz o maizena)
  • 220 gr. de azúcar glas (puedes reducirlo con éxito hasta 130-150 gr.)
  • 2 cdas. (30 ml.) zumo limón
  • Azúcar glas para decorar

Preparación:

  • Poner todos los ingredientes (excepto el azúcar glass de la decoración) en un bol, para proceder a batirlos hasta que la mezcla queda suave.
  • Verter la mezcla en un molde de 18 cm. ligeramente engrasado y hornear en horno pre-calentado a 160º unos 30-35 mn. o, en todo caso, hasta que al introducir un palillo este salga limpio (pero sin pasarse de cocción!)
  • Dejar templar y servir espolvoreado de glas.

Flan japonés de chocolate

Que me perdonen los japoneses, pero esto es nuestro bizco-flan en tarritos indivuales. He dicho. Por lo demás, son sencillos de elaborar, no hay que esperar a que enfríen -se pueden comer templados y fríos- y encantarán a los pequeños y a los que no lo son tanto. Puedes ver el vídeo de su preparación en el canal de You Tube “Recetas que funcionan” , que es precisamente la página en la que yo me inspiré.

  • 335 ml. de leche
  • 135 gr. de chocolate de cobertura
  • 2 huevos M (de 53 a 63 gr.)
  • 15 ml. (una cucharada) de zumo de naranja

Ingredientes del bizcocho para 6 vasitos de yogur (125 ml.):

  • 1 huevo M (cuanto más grande mejor, dentro de su tamaño)
  • 30 gr. de azúcar
  • 15 gr. de Maizena
  • 10 gr. de cacao puro sin azúcar

Preparación de la crema para el flan:

  • Picar la cobertura menudita para que se funda sin necesidad de calentar mucho la leche.
  • Calentar la leche a fuego medio y echar la cobertura. Dejar fundir sin dejar de remover y terminar con calor residual. Reservar.
  • Batir huevos y añadir cucharada zumo naranja.
  • Añadir la mezcla templada de chocolate fundido a los huevos poco a poco, removiendo continuamente (si el chocolate estuviese caliente, cuajaría los huevos). Reservar.

Preparación de la crema para el bizcocho:

  • Batir el huevo con el azúcar por 8 mn. hasta blanquee y triplique su volumen (un palillo tendría que sostenerse de pie)
  • Tamizar el cacao sobre el huevo y remover con varilla de forma envolvente.
  • Tamizar Maizena sobre la mezcla y remover de manera envolvente con la varilla.

Montaje y acabado:

  • Distribuir la crema de flan en 6 vasitos de 125 ml. (ocupará aproximadamente 3/4 de cada vasito)
  • Repartir suavemente la crema de bizcocho entre los 6 vasitos (no hay problema en llegar hasta el borde)
  • Disponer los vasitos en una bandeja con dos dedos de agua caliente.
  • Horno a 160º por unos 45 mn. (según hornos; importante que el horno no esté muy fuerte para que no burbujee el flan)
  • Retirar del horno y dejar templar. Espolvorear de azúcar glass o con chocolate blanco rallado.
  • Se pueden comer fríos o calientes.